Anécdotas Eróticas

Un espacio de ejercicios erótico - literarios

1 nota &

Tres cubalibre

Tres cubalibre.

I

Margot pidió una cubalibre. Mandé a mi hijo a prepararla. Me senté al lado de la vieja intentando descubrir el por qué del antojo etílico. No se le niega un trago a una señora de noventa y tres años. Mucho menos si es tu suegra. Bebimos las dos. La familia celebra cocinando una parrilla. Pululan en mi casa hermanos, primos, divorcios y hasta un bebé pequeño recién llegado. La fiesta es por él. El ipod dispara un set de salsa vieja. Margot pidió otra cubalibre. Le digo a mi hijo al oído: no la prepares tan fuerte. Mi suegra sorbe despacio y se da cuenta del fraude. Le dice al nieto, subiendo el tono de voz para superar el soneo de Maelo: me sirves la curda como es, no soy una carajita y me haces el favor de ponerme Los Panchos! Se sienta con su nuevo coctel en la mano. Me mira. El requinto que desgarra el ambiente nos roba la voz y hace crecer la sed de Margot. Llegó una tercera cubalibre. La anciana de pie, liba profundo y se me acerca tomando mis pechos.

II

Margot se lanza desesperada. No puede detener el antojo que palpita en su entre pierna y martiriza su lengua. Los Panchos en el escenario seducen, todos bailan en el Salón del Gran Hotel. Aprieta lo senos de su amiga. Hay tanta gente que nadie nota el abrazo.  Descubre unos pechos jóvenes, turgentes, deliciosos. Salen del concierto con la excusa de ir al baño.  Se besan. Margot recorre todo el paladar de otra boca que espera su turno. Se sienta en el retrete,  pellizca los pezones de su amante. Remanga su falda para atender a la cueva inundada. Aspira el aroma del jardín. Bebe de su fuente.  Se da todo el placer posible con sus dedos. Se abrazan.  Compañera dulce, tierna.

III

Estamos en baño de mi habitación. Margot está sentada, la abrazo en silencio. Todo su diminuto cuerpo tiembla. Los espasmos le hacen suspirar.  Llora.  Orgasmo compartido. El recuerdo permanece, flotando en los ojos de Margot. Afuera, la fiesta se empapa de reguetón.

Archivado en relato erotico relato

10 notas &




 



Voy a calcularte toda.

En el plano cartesiano de tu espalda
te graficaré despacio
en tres dimensiones
y en el límite
que tiende hasta tu cuello
resolveré la derivada de tus besos.
Voy a integrar mi cuerpo
con el tuyo
y en la pendiente
de tu vientre
un espacio vectorial
hasta tu sexo.
El ángulo agudo de tus piernas
me abrirá el entendimiento
y por fin descifraré
todos los teoremas
todos los corolarios.

Habré resuelto tu conjetura
de mujer.

Voy a calcularte toda.

En el plano cartesiano de tu espalda

te graficaré despacio

en tres dimensiones

y en el límite

que tiende hasta tu cuello

resolveré la derivada de tus besos.

Voy a integrar mi cuerpo

con el tuyo

y en la pendiente

de tu vientre

un espacio vectorial

hasta tu sexo.

El ángulo agudo de tus piernas

me abrirá el entendimiento

y por fin descifraré

todos los teoremas

todos los corolarios.

Habré resuelto tu conjetura

de mujer.

Archivado en Poesía Erótica poesía erotismo

0 notas &

Dos años.

Ayer 25 de mayo, este espacio para el erotismo y los intentos literarios cumplió dos años. Quiero agradecerle a todos por su apoyo, por rebloguear y por tomarse el tiempo de leer mis palabras.

GRACIAS!

1 nota &

Soneto I

La impoluta ausencia enmascara
detras del velo negro de tus ojos,
transforma tus ganas en despojos
que yacen sobre tu piel inmaculada.

El silencio de la tumba enterrada
y colmada de lascivos antojos,
eres eso y más, corona de abrojos,
eres muerte que llega en estocada.

Te negarás tres veces cada día.
Pleamar que azota en un tormento
socabando el valle de tu apatía.

Nunca conocerás el templo santo,
donde la alquimia, a fuego lento,
le da vida al placer, trocando el llanto.

3 notas &

Hoy desperté
con ella en la memoria
y las ganas de poseer
el imposible aroma de sus ojos.
Recordé que construí
represas para dominar
mis afluentes.
Talé bosques
enteros.
Recordé que me gustaba,
que conoció mis contornos,
que posé para ella.
Volví a ser devoto
de su imagen,
fantasías en sus pies
utopías en su boca
sacrificios en su piel.

Archivado en Poesía Erótica erotismo poesía

2 notas &

Noche
Cierro los ojos y emigro
errática
en busca de tu luz.
Aleteo
incansable
hasta tu ventana cerrada.
Me estrello
una y otra vez.
Adentro
néctar dulce,
tu fuego incandescente
me reclama.
Desfallezco
cuando el amanecer me sorprende.
Abro los ojos
soy turgencia
humedad transpirada.

Ya no tengo alas.