Anécdotas Eróticas

Un espacio de ejercicios erótico - literarios

0 notas &

Hoy desperté
con ella en la memoria
y las ganas de poseer
el imposible aroma de sus ojos.
Recordé que construí
represas para dominar
mis afluentes.
Talé bosques
enteros.
Recordé que me gustaba,
que conoció mis contornos,
que posé para ella.
Volví a ser devoto
de su imagen,
fantasías en sus pies
utopías en su boca
sacrificios en su piel.

Archivado en Poesía Erótica erotismo poesía

1 nota &

Noche
Cierro los ojos y emigro
errática
en busca de tu luz.
Aleteo
incansable
hasta tu ventana cerrada.
Me estrello
una y otra vez.
Adentro
néctar dulce,
tu fuego incandescente
me reclama.
Desfallezco
cuando el amanecer me sorprende.
Abro los ojos
soy turgencia
humedad transpirada.

Ya no tengo alas.

4 notas &

Eres un placer.
Tus manos.
Un deseo impostergable
de embriagrame de tus manos.
Conocer el talento
de tus dedos.
Tus manos.
Intuir su textura
fallecer en cada falange.
Huesos, uñas, carne,
venas que palpitan
y tu piel.
Eres un placer.
Y tus manos la ternura,
el genio
y mis ganas
multlipicadas
por diez.

Archivado en poesía erótica poetry poesía

1 nota &

Una represa trunca
el destino del que fuera
un manantial recién nacido.
La migración termina
en un zarpazo
río arriba.
Despertar y maldecir abrir los ojos.
Un balón al travesaño.

Estas ganas y tus labios.

Cerca pero imposible.

Archivado en Poesía Poesía Erótica ertosimo

5 notas &

La densa invitación de tu mirada,
la delgada falange de tus dedos,
la pulpa perfecta de tus labios.

Y mi deseo.

El mármol blanco de tus piernas,
un sauce negro tu cabello,
un sublime cofre tus caderas.

Y mis anhelos

El preludio de tus besos.
La sonata de tus pechos.
El bouree de tu espalda.
El nocturno de tu sexo.

La blanca luz de tu sonrisa,
el ángulo perfecto de tu cuello,
el tibio abrazo de tu aroma.

Y mis secretos.

Archivado en Poesía poesía erotica erotismo

10 notas &

Me hice hombre
en el vasto amanecer de aquel cuerpo.
Madrugada primigenia
de los sentidos.
Un paladar tibio
arropó mi lengua
y por segunda vez
la savia de otro cuerpo
alimentó el mío.  

Aprendiz del Eros.  

Me guían hasta el portal
de todos los secretos
Sumergido
desaparezco
en cada poro.  
Cincel que por primera vez esculpe
el mármol
del deseo.  
Nervio vivo.

Montado sobre sus carnes
despierto a olores nuevos
Maduros
Tiernos.  

Ya  no soy el mismo.

Archivado en poesía poesía erótica erotismo

2 notas &

La costa se abre
impúdica
vello púbico de palmeras
Flujos azules
seminal de coco
espuma blanca
ola que embiste a la arena
Habitaré este lugar

Náufrago

Junto al sol que broncea
la marea que baja
desnudando al coral
donde se esconde

la perla.